Jaque mate británico – View this email in your browser

Estimados Amigos:

El Partido Conservador, también denominado “Tories” es un partido político en el Reino Unido.

Su plataforma se encuentra comprometida con el apoyo al capitalismo de libre mercado, la libre empresa, el conservadurismo fiscal, una enérgica y fuerte defensa nacional, la desregulación y las restricciones a los sindicatos.

Actualmente es el partido gobernante, habiendo ganado la mayoría de los escaños en la Cámara de los Comunes en las elecciones generales del año 2015.

La líder del partido, Theresa May, se desempeña actualmente como Primer Ministro.

Por otra parte, el Partido Laborista es un partido político de centro izquierda en el Reino Unido, siendo a su vez el partido de la oposición oficial en dicho Parlamento del Reino Unido.

Los laboristas abarcan una diversidad de tendencias ideológicas desde socialistas enérgicos hasta socialdemócratas moderados.

Cuando Theresa May, conservadora, llegó al poder el año pasado, heredó un parlamento dividido y un grave problema por resolver, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).

El día de ayer, martes, Theresa May sorprendió a la nación exigiendo que se celebren elecciones generales anticipadas, dentro de aproximadamente seis semanas, a pesar de que previamente había insistido en que dichas elecciones generales se celebrarían en el año 2020, tal como estaba originalmente previsto.

May, que tiene el poder de solicitarlas, declaró que se requiere de una nueva elección debido a que los parlamentarios de la oposición se encuentran intentando guiar al gobierno a un “punto muerto” en la antedicha salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), cuyas negociaciones deben iniciarse en el mes de junio del presente año.

Para lograr dichas elecciones generales rápidas, legalmente requería de dos tercios de los votos de dicho Parlamento.

Los diputados votaron hoy por 522 a 13, abrumadoramente a favor de una elección general anticipada, traspasando fácilmente dicho umbral de la mayoría de dos tercios requerido por la ley.

Por lo tanto, el Parlamento se disolverá el 3 de mayo y luego el pueblo británico volverá a las urnas el 8 de junio.

Actualmente, Theresa May y su Partido Conservador apenas mantienen el control sobre dicho parlamento, por lo que, si es que su partido logra más escaños en estas nuevas elecciones, lograría una mayoría cómoda, la cual le permitirían participar en las negociaciones del Brexit con un apoyo más sólido.

Sorpresivamente, la mayoría de los diputados laboristas votaron a favor de una nueva elección después de que su líder, Jeremy Corbyn, extrañamente les expresara que hacer lo contrario estaría apoyando al actual gobierno conservador.

Ahora que la moción ha pasado, la decisión de Theresa May no sólo se aprovechará de los pobres resultados de los partidos de oposición según los sondeos y encuestas políticas.

Los ha acorralado además en un dilema casi imposible, ya que las elecciones sólo beneficiaran al Partido Conservador.

En la superficie, la decisión de acudir a las urnas tres años antes de la votación programada en el año 2020 es un obvio golpe de poder, ya que May sabe que el Partido Laborista, de oposición, se encuentra en su punto más débil, ya que según los sondeos, tan sólo cuenta con un nivel de aprobación de apenas el 23%

Esta es una oportunidad, la cual tal vez nunca se repita, para lograr aumentar su mayoría mientras la oposición se encuentra muy debilitada.

Al decirle que sí a una elección anticipada, que saben de antemano que la van a perder, el Partido Laborista acordó cinco años más de gobierno conservador.

Si el Partido Laborista hubiera votado que no, el partido habría aceptado tan sólo tres años más de gobierno conservador, hasta la votación programada en el año 2020.

Sobre esa base, tomar la segunda opción era más valiosa para el Partido Laborista.

Sin embargo, súbitamente votaron a favor de la moción presentada por May.

Por su parte, Theresa May sabe que las elecciones deben ser ahora, ya que para el año 2020 el Reino Unido podría muy probablemente encontrarse en una recesión post-Brexit, la cual dificultaría su reelección.

Actualmente, a medida que la libra disminuye de valor, los hogares del Reino Unido se sienten cada vez más pobres en su bolsillo, lo cual es una señal funesta para cualquier gobierno de turno.

Asimismo, una elección este año le otorgaría mandato y poder a May y a su Partido Conservador, antes de que el Reino Unido se aleje de la Unión Europea en el año 2019.

Es muy probable que dicho acuerdo empobrezca al Reino Unido, ya que reducirá dramáticamente su acceso al mercado único europeo.

Celebrar y ganar las elecciones en el año 2017 le significarán a May y a su Partido Conservador no tener que enfrentar las consecuencias políticas de dicho acuerdo hasta el año 2022.

Un verdadero jaque mate pastor.

Como siempre, quedamos atentos a sus comentarios.

Atentamente,

Plan-A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo.