días / horas / minutos / segundos

top of page

Los impactos de la guerra RUSIA - UCRANIA

Ecuador depende en un 40% de los fertilizantes que exporta Rusia.


Rusia y Ucrania se encuentran entre los productores más importantes de productos básicos agrícolas del mundo. En el sector de los cereales, su contribución a la producción mundial es especialmente significativa para la cebada, el trigo y el maíz.


Combinados, los dos países, en promedio y respectivamente, representaron el 19%, 14% y 4% de la producción mundial de estos cultivos entre 2016/2017 y 2020/2021. En el campo de las semillas oleaginosas, su contribución a la producción mundial fue particularmente importante para el aceite de girasol, con poco más de la mitad de la producción mundial originada, en promedio, en los dos países durante este período. Su participación promedio en la producción mundial de colza y soja es comparativamente más limitada, situándose en 6% y 2%, respectivamente.



El peso de Rusia y Ucrania en la agricultura mundial.


El papel fundamental que desempeñan Rusia y Ucrania en la agricultura mundial es aún más evidente desde la perspectiva del comercio internacional. Ambos países son exportadores netos de productos agrícolas, y ambos desempeñan un papel destacado en el abastecimiento de los mercados mundiales de productos alimenticios, para los cuales los suministros exportables a menudo se concentran en un puñado de países, lo que expone a estos mercados a mayores riesgos de vulnerabilidad ante perturbaciones y volatilidad. Ejemplo: en el sector del trigo donde los siete principales exportadores combinados representaron el 79% del comercio internacional en el 2021, Rusia se destaca como el principal exportador mundial de trigo, que envía un total de 32,9 millones de toneladas de trigo equivalente al 18% de los envíos mundiales. Ucrania se situó como el quinto mayor exportador de trigo en 2021, exportando 20 millones de toneladas de trigo con una participación del 10% del mercado mundial.


La prominencia de los dos países en el ámbito del comercio mundial es igualmente notable en los mercados mundiales de maíz, cebada y colza, y más aún en sector del aceite de girasol, donde la producción combinada de ambos países representa una cuota del 64% del mercado mundial. La alta concentración de las exportaciones que caracteriza a los mercados de productos básicos alimentarios también se refleja en sector de los fertilizantes, en el que Rusia aparece como un proveedor muy destacado. Rusia es el principal exportador de fertilizantes nitrogenados (N) y el segundo proveedor de fertilizantes potásicos (K) y fosforosos (P).


El trigo y los aceites vegetales.

Las cotizaciones de las exportaciones internacionales de alimentos básicos han experimentado aumentos casi ininterrumpidos desde la segunda mitad del 2020 y, en términos nominales, en febrero de 2022 alcanzaron un máximo histórico. La cotización de los precios de los productos básicos incluidos en el Índice de Precios de los Alimentos de la FAO ha registrado ganancias desde finales de 2020, los mercados mundiales de cereales, aceites y vegetales, en los que tanto Ucrania como Rusia desempeñan un papel importante, se encuentran entre los más afectados.


En el transcurso del 2021, los precios internacionales del trigo y la cebada aumentaron 31% con respecto a sus niveles correspondientes con el 2020, impulsados por la fuerte demanda mundial y las limitadas disponibilidades exportables como resultado de las contracciones de la producción inducidas por el clima en varios de los principales países exportadores de trigo y cebada. En el caso del trigo, la incidencia provino de la incertidumbre con respecto a las medidas de exportación implementadas por proveedores seleccionados en un intento por contener la presión inflacionaria interna.


Durante la primera semana de marzo de 2022, los futuros de trigo de EE.UU. superaron sus máximos históricos alcanzados en 2008. La fortaleza que prevalece en los mercados de trigo, que también influye en las cotizaciones del maíz, que aumentaron un 44% por encima de sus niveles del año anterior en 2021, recibió un mayor impulso por las incertidumbres de producción en América del Sur, mayores costos de insumos y transporte, así como interrupciones en los puertos. En los sectores del aceite de colza y girasol, los aumentos anuales de precios registrados en 2021 fueron del orden del 65 y el 63%, respectivamente, impulsados por la prolongada escasez de oferta mundial y la robusta demanda, y en el caso del aceite de colza también del sector biodiesel. Actualmente, el aceite de girasol se cotiza a niveles casi récord. Mientras que el aceite de semilla de girasol es altamente sustituible con otros aceites vegetales, el trigo no lo es. E trigo es un alimento básico para más del 35% de la población mundial, y la falta de sustitución y diversidad dietética probablemente agravará la presión sobre los precios del trigo.


El tema de los fertilizantes.


Los precios de referencia internacionales de los fertilizantes han aumentado de manera similar a lo largo de 2021 llegando en algunos momentos a máximos históricos. Los aumentos más notables se registraron en fertilizantes nitrogenados. A pesar de cierto alivio reciente, los precios de la urea, un fertilizante nitrogenado clave, se han más que triplicado en los últimos doce meses, con los precios del fertilizante fosforado aumentando a la par durante el mismo período, mientras que los de potasio se mantuvieron menos afectados. Al igual que los precios de otros productos básicos, la dinámica de estos precios de fertilizantes estuvo determinado por la interacción de la oferta y la demanda.




Por el lado de la demanda, los precios más altos de los cultivos registrados en el 2021 impulsaron el acceso a los fertilizantes lo que influyó en el alza de estos. Por el lado de la oferta, también han estado en juego los altos y volátiles precios de la energía, especialmente del gas natural, elemento clave en la producción de fertilizante nitrogenado y cuyo precio experimentó un fuerte aumento en el 2021 debido a una serie de razones incluido el clima. La presión alcista adicional sobre los precios de los fertilizantes se debe a las interrupciones y los altos costos de transporte tras la imposición de restricciones a la exportación y debido a los fuertes aumentos en las tarifas de flete a granel y en contenedores causados por la pandemia de COVID-19.


Los riesgos comerciales del conflicto.


1. El trigo y el maíz

Las interrupciones provocadas por el conflicto en las exportaciones de alimentos por parte de la Federación de Rusia y Ucrania exponen a los mercados mundiales de alimentos a mayores riesgos de disponibilidad más limitada, demanda de importación insatisfecha y precios internacionales más altos de los alimentos.


Según las previsiones de la FAO para la temporada 2021/22 en curso (julio-junio) antes del conflicto y el ritmo de las exportaciones hasta la fecha, entre marzo y junio de 2022, se esperaba que Ucrania exportara aproximadamente 6 millones de toneladas de trigo, mientras que Rusia enviaría 8 millones de toneladas. Sin embargo, los cierres de puertos en Ucrania y las dificultades de ventas anticipadas en Rusia debido a las sanciones económicas ponen en duda si estas exportaciones realmente se realizarán. Si bien una reducción repentina y pronunciada en los envíos de los dos países podría aumentar las exportaciones de orígenes alternativos, como la Unión Europea (UE) y, potencialmente, Canadá y los Estados Unidos de América (EE. UU.), Se prevé que el aumento de envíos menores por parte de Ucrania y Rusia sea limitado. De hecho, los inventarios de trigo ya son especialmente ajustados en Canadá y EE. UU. luego de las cosechas reducidas en 2021/22. Entre otros proveedores, las exportaciones de Argentina en 2021/22 también probablemente seguirán limitadas por los esfuerzos del Gobierno para controlar la inflación interna, mientras que Australia ha alcanzado logísticamente su capacidad máxima de envío.


En tal escenario de disponibilidades exportables globales significativamente reducidas, otros países podrían aplicar medidas (formales o informales) para desacelerar o restringir las exportaciones a fin de proteger los suministros internos y/o abordar la inflación de los precios internos.


Las brechas de suministro resultantes para los importadores pueden ser especialmente importantes para los compradores en el Cercano Oriente y África del Norte y, dada la importancia del trigo como alimento básico, podrían hacer que algunos países aumenten las importaciones ahora para asegurar suministros por temor a que los mercados de trigo se endurecerán y los precios subirán aún más. Esto ejercería una presión adicional sobre los suministros mundiales. De los principales importadores mundiales de trigo, Egipto, Turquía, Bangladesh e Irán obtienen, en promedio (2016/17 - 2020/21), el 60 % o más de sus importaciones de trigo de Ucrania y Rusia. Según las previsiones de importación de 2021/22 y las importaciones reales para la primera mitad de la campaña comercial, Egipto, Turquía, Bangladesh e Irán tienen aproximadamente 6,6, 4,0, 3,7 y 1,7 millones de toneladas, respectivamente, de importaciones pendientes para la segunda mitad de la temporada de comercialización 2021/22. Líbano, Túnez, Yemen, Libia y Pakistán también dependen en gran medida de Ucrania y Rusia para sus importaciones de trigo, y obtienen en promedio (2016/17-2020/21) aproximadamente la mitad de sus compras de trigo de Ucrania y Rusia.


En cuanto al maíz, según las previsiones de la FAO antes del conflicto y los datos de exportación, durante el resto de la temporada 2021/22, se esperaba que Ucrania y la Rusia exportaran aproximadamente 14 millones de toneladas y 2,5 millones de toneladas de maíz, respectivamente. Como en el caso de los flujos de trigo, es poco probable que estas exportaciones, o al menos la gran mayoría, se realicen. Si bien las exportaciones de maíz de Rusia no representan una parte significativa del comercio mundial de maíz, se pronosticó que las exportaciones de maíz esperadas de Ucrania en 2021/22 representarían el 18 por ciento del comercio mundial de granos de 2021/22, lo que habría convertido al país en el líder mundial.


Las brechas en el suministro de maíz para los importadores podrían ser especialmente relevantes para China y la UE (el principal destino de exportación de maíz de Ucrania), así como también para Egipto y Turquía, que en promedio (2016/17 - 2020/21) obtienen aproximadamente un tercio de su maíz.


Según las previsiones de importación de 2021/22 y las importaciones para la primera mitad de la campaña comercial, China, la UE, Egipto y Turquía tienen aproximadamente 11,5, 3,7, 4,6 y 1,6 millones de toneladas, respectivamente, de importaciones pendientes para la segunda mitad de 2021/22. Estos países deberán satisfacer sus necesidades de importación de otros proveedores.


Se espera que ocurran cambios en la demanda hacia otros grandes exportadores de maíz, incluidos Argentina, Brasil y los EE. UU. Si bien los niveles de exportación de Argentina para 2021/22 pueden seguir limitados por los esfuerzos del Gobierno para controlar la inflación interna, se podría esperar un aumento de las exportaciones de Brasil y EE. UU. Es probable que Brasil y EE.UU. solo puedan cubrir parcialmente los 14 millones de toneladas de exportaciones de maíz sin llenar de Ucrania en 2021/22. El pronóstico del comercio mundial de maíz para 2021/22 puede reducirse potencialmente, en función de las expectativas de que la pérdida de exportación de Ucrania puede no ser compensada por completo por otros exportadores, y los precios altos pueden disuadir a los importadores de importar maíz para pienso y, en cambio, cambiar a otras opciones de piensos más baratos.


2. El aceite de girasol y su impacto en otros aceites.


En cuanto al aceite de girasol, antes de la escalada del conflicto, la mejora de las situaciones de suministro habría permitido a Ucrania y Rusia aumentar sus exportaciones del producto en 2021/22 (octubre-septiembre) a 6,6 y 3,7 millones de toneladas, respectivamente. La FAO estima que alrededor de la mitad de estos volúmenes ya fueron enviados por los países entre octubre de 2021 y febrero de 2022, dejando un saldo de 3,3 y 1,9 millones de toneladas para ser exportadas respectivamente por Ucrania y Rusia en los siete meses restantes durante la campaña de comercialización del 2021/22 si se cumplieran las previsiones de la FAO. Sin embargo, hay mucha incertidumbre en torno a las perspectivas de exportación actuales. En Ucrania, los envíos de aceite de semilla de girasol prácticamente se han detenido debido a cuellos de botella logísticos inducidos por el conflicto en las instalaciones portuarias y la suspensión de las operaciones de trituración en todo el país. Además, a partir del 5 de marzo de 2022, las exportaciones de aceite de semilla de girasol de Ucrania también estaban sujetas a requisitos de licencia. Sin embargo, aún no se conocen detalles sobre cómo se emitirán estas licencias de exportación. En el caso de Rusia, también existen dudas sobre el impacto potencial de las sanciones financieras en las exportaciones de aceite de semilla de girasol.


Dadas las importantes cuotas de exportación de Ucrania y de Rusia en el mercado mundial de aceite de semilla de girasol, cualquier interrupción de sus envíos tendría implicaciones notables para los principales importadores de aceite de girasol, a saber: India, la Unión Europea, China, Irán y Turquía. La FAO estima que, combinados, estos principales países importadores de aceite de girasol aún requieren entradas por una suma de 5,4 millones de toneladas entre marzo y septiembre de 2022. Si estos requisitos de importación no se cumplen a través de los suministros de Ucrania y Rusia, estos países importadores tendrían que cambiar a otros países proveedores de aceite de semilla de girasol o de otros aceites vegetales. Esto implica que los impactos del conflicto podrían ir más allá del sector del aceite de semilla de girasol, con efectos indirectos en otros aceites vegetales, como los aceites de palma, soja y colza. La evolución reciente de los precios internacionales del aceite vegetal sugiere que los mercados mundiales ya están reaccionando al conflicto de esta manera, con las cotizaciones del aceite de semilla de girasol de Argentina, el tercer exportador más grande del mundo, aumentando considerablemente desde fines de febrero, junto con un marcado aumento en las cotizaciones internacionales del aceite de palma africana.


Los posibles efectos de los riesgos comerciales en los precios del mercado mundial a corto plazo durante la campaña comercial 2022/23.


Para evaluar el impacto potencial en los precios internacionales de los alimentos causado por una reducción inducida por el conflicto en las exportaciones de cereales y aceite vegetal de Ucrania y Rusia, la FAO usó simulaciones utilizando el sistema de modelado Aglink-Cosimo. Se simularon dos escenarios para dar cuenta de una variedad de desarrollos de exportación concebibles durante la campaña comercial 2022/23, a saber:


  • Un shock moderado: las exportaciones combinadas de trigo y maíz de Ucrania y Rusia sufrieron una reducción de 10 millones de toneladas cada una, mientras que sus exportaciones de otros cereales secundarios se redujeron en 2,5 millones de toneladas y las de otras semillas oleaginosas en 1,5 millones toneladas.

  • Un shock severo: El que implique una reducción de 25 millones de toneladas en sus exportaciones combinadas de trigo y maíz en 2022/23, junto con una disminución de 5 millones de toneladas en sus envíos de otros cereales secundarios y una reducción de 3 millones de toneladas en las de otras semillas oleaginosas.

Ambos escenarios se basaron en el supuesto de que los precios del crudo de referencia alcanzarían los 100 USD por barril en 2022/23, frente a un valor de referencia inicial de 75 USD por barril. Sobre esta base, el modelo de mercado global calculó nuevos equilibrios de mercado global, proyectando precios internacionales, producción global, consumo y volúmenes de comercio de cereales, oleaginosas, carne, productos lácteos, azúcar, algodón y biocombustibles.


Los resultados de estos dos escenarios indican desviaciones de los precios internacionales de referencia respecto de la línea de base, lo que ya apuntaba a que los precios internacionales de los productos básicos alimentarios críticos se mantendrían cerca de sus niveles elevados de 2021, con la excepción de otras semillas oleaginosas, cuyos Se vio que los precios se aliviaron de manera más decisiva desde sus niveles excepcionalmente altos de 2021. Estos resultados indican que:


  • El precio de referencia mundial de los fertilizantes experimentaría un aumento del 13 % en 2022/23, en relación con su nivel de referencia ya elevado, en respuesta a los insumos de producción más caros que implica el precio más alto del petróleo crudo, pero también por los precios más altos de los cultivos. Este aumento influiría en los costos de producción para las temporadas de cultivo 2022/23.


  • En este contexto de precios de los insumos, la capacidad de los orígenes alternativos para impulsar la producción y las exportaciones para compensar los envíos reducidos de Rusia y Ucrania podría ser solo parcial y variaría según la magnitud del shock del mercado y las elasticidades relativas de la oferta y la demanda. Bajo el escenario de shock moderado, esto daría como resultado que los volúmenes de comercio mundial de trigo se contrajeran en 8 millones de toneladas, ya que exportadores alternativos solo suministrarían 2 millones de toneladas adicionales. Para el maíz, la reducción del comercio mundial ascendería a 7 millones de toneladas. Bajo el escenario más severo, los volúmenes de comercio mundial caerían en 16 millones de toneladas para el trigo y en 12 millones de toneladas para el maíz.


  • Los precios internacionales de los cuatro productos básicos con importantes cuotas de exportación de Ucrania y Rusia aumentarían en respuesta a la reducción de los suministros de exportación, y su tasa de aumento está determinada por la magnitud del shock, las elasticidades de la oferta de los proveedores alternativos y las elasticidades de la demanda relativa de los productos básicos. En comparación con sus valores de referencia ya elevados, el precio del trigo aumentaría un 8,7 % en el escenario moderado y un 21,5 % en el caso del shock severo. Para el maíz, el incremento sería del orden de 8,2% en el caso moderado y de 19,5% en el escenario severo. Para otros cereales secundarios, los precios aumentarían entre un 7% y un 19,9%, y entre un 10,5% y un 17,9% para otras semillas oleaginosas


  • Los impactos de mercado también se sentirían en sectores relacionados. Por ejemplo, una reducción en los suministros exportables de semillas oleaginosas (principalmente girasol) empujaría al alza los precios de otras semillas oleaginosas. Un recorte en las disponibilidades de trigo y maíz forrajeros impulsaría de manera similar los precios de los productos forrajeros. Combinados, estos factores impulsarían los precios del ganado, y los sectores avícolas y porcinos más intensivos en piensos serían los más directamente afectados.


La logística de transporte


En el frente logístico, una fuente inmediata de preocupación se refiere al impacto del conflicto en curso en la infraestructura de transporte. Esto incluye infraestructura interior (principalmente ferrocarriles) que transportan exportaciones de alimentos a puertos marítimos a lo largo del Mar Negro, como Novorossiysk, Taman y Tuapse, que atienden envíos de las federaciones rusas y a los puertos de Odessa y Mykolaiv, los principales puertos de granos a granel de Ucrania.


Hasta la fecha, mientras que los puertos rusos del Mar Negro siguen en funcionamiento, ya se ha informado que Ucrania ha suspendido todas las operaciones de envío comercial en sus puertos, mientras que los operadores privados de granos han aplazado las actividades para salvaguardar la seguridad de sus empleados. La pérdida de capacidad de transporte marítimo nacional de Ucrania no puede compensarse con otros medios de transporte, incluso si la infraestructura vial y ferroviaria civil interna no se viera afectada por el conflicto. Por ejemplo, los envíos de cereales por ferrocarril se verían limitados por la falta de vagones de ferrocarril y, aunque mejorara la disponibilidad de vagones de ferrocarril, las entregas desde los puertos del Báltico a través de las fronteras occidentales de Ucrania con Polonia seguirían necesitando cambiar el chasis de los vagones de ferrocarril en la frontera debido a al uso de calibres contradictorios en ambos países.


En términos más generales, aunque los buques marítimos civiles (incluidos los destinados a envíos de alimentos) aún pueden transitar por los estrechos de Turquía (Dardanelos y el Bósforo), existen temores con respecto al aumento de las primas de seguro para los buques destinados a atracar en la región del Mar Negro. Esto podría exacerbar los costos ya elevados del transporte marítimo, agravando aún más los costos finales de los alimentos de origen internacional pagados por los importadores. Esto es tanto más cuanto que los Estrechos de Turquía son una coyuntura crítica para el comercio internacional de cereales. Se estima que una quinta parte de las exportaciones mundiales de trigo y una sexta parte de los envíos mundiales de maíz pasan por ellos, muchos de los cuales se originan en Rusia, Ucrania y Kazajstán.


El impacto de estas interrupciones podría sentirse más directamente en los importadores de Cercano Oriente y región del norte de África. La dependencia de estos países de los granos originarios de Rusia y Ucrania también está asociada a los menores costos de envío que implica su proximidad física a la cuenca del Mar Negro.


Para los suministros que ya están disponibles, cualquier interrupción prolongada de los mercados de exportación requeriría una mayor dependencia de las instalaciones de almacenamiento, especialmente los silos. Suponiendo que la infraestructura de almacenamiento tenga suficiente personal y no sufra daños, los granos se pueden almacenar en condiciones favorables durante varias temporadas. Sin embargo, la capacidad de almacenamiento de las semillas oleaginosas crudas suele ser más corta y, para lograr el mayor rendimiento de aceite, las semillas oleaginosas deben triturarse poco después de la cosecha.


Ucrania tiene 1.378 elevadores de granos en todo el país con una capacidad total de más de 57 millones de toneladas, suficiente para almacenar en promedio más del 80 % de la producción total de cereales. Ucrania tiene un exceso de capacidad para triturar semillas en aceite, que consiste en las instalaciones más modernas y rentables ubicadas estratégicamente cerca de los centros logísticos, es decir, grandes estaciones de ferrocarril y puertos marítimos, e instalaciones regionales de procesamiento más pequeñas que no funcionan durante toda la temporada debido a una falta de materias primas que necesiten ser trituradas.






18 views0 comments

Comments


bottom of page