días / horas / minutos / segundos

 

2021 Año de la Erradicación del Trabajo Infantil.

Esto forma parte de las actividades para alcanzar las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible elaborados por la ONU.

El 21 de enero de 2021, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) realizó formalmente el lanzamiento del Año Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil 2021. Esto se había aprobado por unanimidad en el marco de una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas e 2019. Uno de los principales objetivos de este acontecimiento es instar a los Gobiernos a que adopten las medidas necesarias para la alcanzar la Meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) del organismo mundial.


La Meta 8.7de ODS establece: “Adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la ubicación de niños soldados y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.


En los últimos veinte años, casi 100 millones de niños han dejado de realizar trabajo infantil, al haber disminuido la cantidad de casos registrados de 246 millones en 2000 a 152 millones en 2016. Sin embargo, la crisis de COVID-19 ha traído consigo una situación de mayor pobreza para esas personas que ya se encontraban en situación vulnerable, y podría revertir años de avances en la lucha contra el trabajo infantil.


El cierre de escuelas ha agravado la situación y millones de niños trabajan para contribuir a los ingresos familiares. La pandemia ha provocado asimismo que mujeres, hombres y niños pasen a encontrarse en una situación más vulnerable frente a la explotación.


El Director General de la OIT, Guy Rider, al inaugurar este Año Internacional, declaró que en la actualidad, el número de niños que trabajan se ha reducido en 100 millones con respecto a comienzos del siglo, al tiempo que pidió un mayor compromiso para erradicar el trabajo infantil que suele producirse en situaciones de conflicto y fragilidad. “El trabajo infantil no tiene cabida en la sociedad” también expresa Rider, porque priva a los niños de su futuro y mantiene a las familias en situación de pobreza.

A esta iniciativa se sumó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, Qu Dongyu, se comprometió hoy a redoblar los esfuerzos para luchar contra el trabajo infantil en la agricultura a través de un programa de trabajo específico dentro del marco estratégico de la FAO. “Este año, aumentaremos nuestros esfuerzos para fortalecer las capacidades de una amplia gama de actores agrícolas a fin de incluir la prevención del trabajo infantil y el empleo de los jóvenes en su labor. Las políticas, programas e inversiones relacionadas con los sistemas agroalimentarios deben abordar las causas profundas del trabajo infantil, incluida la pobreza de los hogares”, precisó Dongyu, añadiendo que la pandemia del COBID-19 ejerce a la vez más presión sobre las familias pobres y vulnerables.


Entre tanto, la Directora Ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, indicó que el trabajo infantil se había visto agravado por el aumento de la pobreza, la debilidad de las leyes de protección y las prácticas culturales en algunos países, incluso antes de que la pandemia por el COVID-19 empeorara la situación de las familias vulnerables.

La iniciativa conjunta alienta a las partes interesas a escalas regional y nacional, así como a organizaciones y particulares, a determinar las específicas que adoptarán antes de diciembre de 2021 para contribuir a erradicar el trabajo infantil.


En el Ecuador, con la coordinación del Ministerio de Trabajo, opera la Red de Empresas del Programa de Erradicación del Trabajo Infantil (PETI), a la que está integrada la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador. El objetivo de este programa es promover, articular y ejecutar buenas prácticas e iniciativas en las empresas y sus cadenas de valor, para contribuir a la prevención y erradicación del trabajo infantil en el país.

Desde su creación, el PETI ha desarrollados jornadas de sensibilización a colaboradores y proveedores de las empresas integrantes y otras sobre el trabajo infantil, así como la inclusión de políticas de cero tolerancia al trabajo infantil y cláusulas en los contratos.


70 vistas0 comentarios